Wait ! They don't Love you like I Love You

Travesuraas



Mi primito se escondio, creyendo que nadie lo vio, detras del sillon. Ah, a esa edad tan tierna e inocente uno ve las cosas completamente distintas.
Bueno, a los 3 años las cosas son asi. Sanas, puras. La maldad aun no se conoce.
Yo, como siempre, fui complice en su pequeña travesura y me hice la desentendida, aparentando como si no lo hubiese visto. Desde donde estaba mi tia se veian claramente los dos piecesitos pequeños de mi primo. Ella se aguanto la risa, en silencio, mientras aparecia mi otro primo, el de cinco años, y preguntaba hecho una furia respecto al paradero del profugo que estaba escondido detas del sillon.

Mi tia y yo movimos la cabeza negativamente. Aparentemente no lo habiamos visto ni por casualidad.
Recuerdo que yo sonrei.
Cuando al fin mi primo encontro al mas pequeño se escucharon los gritos infantiles y esos piiun y paff y todas esas imitaciones de armas y otras cosas que imitan los niños en los juegos. Risas, gritos. Vida.
Travesuras.

Es lindo saber que la inocencia y el sentido del humor tan infantil aun existe.

Una sonrisa involuntaria asoma en mis lavios de tan solo recordar esos momentos. A pesar de que no habia tranquilidad, se que suena un poco extraño, pero se sentia la paz.

No hay comentarios: