Wait ! They don't Love you like I Love You

Pain


Tritúrame la vida.
Destroza, mutila, violenta, tortura... Mátame.
Córtame dolorosamente con aquella cuchilla hasta hacerme sangrar.
¿No quieres hacerlo? ¿Por qué no? Siempre has sido un especialista en hacerme sufrir.
Pues bien, si no quieres lo haré yo.
El dolor inunda mi organismo y por un momento dejo de sentir cualquier otra cosa. De mis poros heridos mana sangre, y encuentro morvosamente interesante verla correr por mis brazos.
¿No te gusta la idea? ¿Demasiado masoquismo para ti?
Eres el rey de las equivocaciones, y supongo que algo tengo de ti.Lo curioso es que siempre fuiste a quién más necesitaba y, supongo que por eso, has sido una de las personas que más ha logrado hacerme sufrir.
Vamos, regodeate. Se sincero. De una maldita vez se sincero por la mierda, y asume todo esto.
Pero ah... Cierto, tu cinismo, tu inmadurez, todo lo malditamente tuyo impide que puedas hacer algo digno.
Hay veces que siento, como hoy, que te odio. Otras me recrimino a mi misma por darte tanta importancia.
Es tan fácil decir que olvide, que supere, que no sea imbécil, pero sabes? Decir es mucho más fácil que actuar.
Tengo rabia. Tanta. Ira acumulada que se desborda de mis poros a través de estos hilitos de sangre que salen de mis venas. Siento las punsadas en mis dedos al hacerme los cortes.
Descuida, no soy tan tonta, sé disimularlos...
Antes solía hacerme daño, no porque estuviese enojada conmigo misma, si no porque esa era mi manera de desahogar la rabia que llevaba dentro y que ya ni siquiera me dejaba respirar. Es difícil cuando sabes que no puedes evitar las mierdas que te tiran los demás, cosas de las cuales tu no eres culpable si no ellos pero aún así no hay oportunidad de defenderse. Ni nadie que defienda..
Pero ahora es distinto. Ahora es contra mí.
¿Que maldita cosa he hecho mal para que no seas capaz de sentir nada por mí? He intentado ser todo lo putamente buena posible, lo más cerca de lo que se concidera ejemplo, niña buena... Y todo para nada. Entonces, me queda asumir que simplemente no valgo lo suficiente para ti por más que me esfuerce. Siempre será así. Y se supone que lo asumí hace mucho pero en realidad... aún duele. Puedo engañar a los demás pero no a mi misma.
Y esto me vuelve a demostrar que importa una mierda que me esfuerce por intentar hacer feliz a quienes quiero porque en realidad para ellos solo soy una piedra mas en el zapato.
Púdrete. Púdranse. Ni tú ni nadie nunca entienden nada. Siempre es la misma historia. Yo, la idiota que a pesar de que tengo el corazón hecho mierda quiero a las personas y me esfuerzo por ellas a cambio de mierda y más mierda. Indiferencia, burlas, y hasta un poco de lástima.

Nunca se han parado a pensar que a veces necesito... A quién mierda le importa lo que necesito. Siempre son los demás, nunca yo. Pero me cansé. Bueno, estoy cansada de hace bastante tiempo de todo esto, pero creo que ahora aún más...
Me siento tan patética con las lágrimas rodando por mis mejillas y la muñeca doliéndome horrores. Pero necesitaba pruebas.. Cicatrices. Porque hay algunas tan grandes en el alma que llegan a ser por necesidad visibles en el cuerpo.

No me vengan con eso de que debo pensar en ... puras idioteces. Si, hay gente con más problemas y salen adelante. Los felicito. Pero tu mierda paternalista no me sirve ni nunca me ha servido. Son solo más palabras que decir porque se cree "es lo correcto".
Pero quién dijo que han hecho lo correcto conmigo ?

Hoy tomé una desición. Total, a la única imbécil que estas cosas le duelen siempre es a mí.

Abstinencia.


Sicópata, como el sentimiento unilateral en sí. Anhelante de tu sabor en mis labios que me encantó de a poco desde esa primera vez.

No puedo negar que me encantas. No puedo negar que a pesar de todo el daño siempre vuelvo a ti.
Consigues de mi cosas que nadie más podría. Tan frío, tan idiota, tan increíblemente tú.

Camino un rato; el atardecer va callendo lentamente y desde la altura en la que me encuentro veo como el sol se esconde hasta desaparecer. Pasa el tiempo y estar en ausencia de ti duele. No te preocupa, nunca lo ha hecho. Cuando ya no aguante más volveré corriendo hacia ti. Como siempre. No necesitas demostrar tus sentimientos ni nada, ni si quiera sé si te afecta como a mí.
A veces siento que me pones a prueba con tu indiferencia. Y siempre consigues lo que quieres. Siempre caigo en el juego. Odio hacerlo pero el sentimiento es más fuerte que yo. Verte, sentirte, tocarte. Sin ni una palabra te limitas a darme lo que necesito. Quizás una sonrisa o dos, de esas que son mezcla entre autosuficiencia y algo más que no puedo identificar.
Parece cariño pero no me ilusiono.

Mientras camino en la semi oscuridad, con el cielo ya oscuro y la falsa y desagradable luz de los postes de la calle, tomo mi celular.
Marco aquel número que me encantaría olvidar pero que aun así me sé de memoria.
Cuando tu increíble voz contesta, inevitablemente se me escapa de los labios:

- Te extrañé.

Luna de Papel.-



Fue con una luna como esta cuando te vi por última vez.
Inevitablemente, me trae recuerdos. Recuerdos de aquellas palabras que, al salir con enojo de nuestros labios, mataron nuestra relación.
Fingí enojo. O quizás en parte si lo sentía. Lo que si fingí fue que todas aquellas frases tan dolorosamente dichas y escuchadas que habían logrado matar mis sentimientos no me herían.
¿Sabes por qué duele? Porque importa.¿Sabes por qué malditamente importa? Porque no puedes obligar al cariño irse, regresar y sentir cuando a ti se te antoje.
Sería algo utópicamente perfecto.
Entonces ¿qué más da? Lunas como estas, lunas de papel, tal como mis sonrisas que simulan no sentir cuando en realidad mi alma sigue sufriendo por ti. Por la situación. Por los anhelos frustrados de un amor sin terminar.

La luna iluminaba tenuemente tu sonrisa fría y tu mirada irónica. Te veías tan malditamente bello, que mi masoquista mente, a pesar de todo lo que me decías, no podía evitar pensar en lo bien que te veías con esa camisa negra.
Lunas. Lunas Doradas. Lunas de papel. Noches frías. Y es que esta luna de sentimientos, de sonrisas y miradas artificiales que buscan causar tranquilidad en los demás me trae a la memoria ecos de un pasado que no volverán. Luna brillante, noche sin estrellas. Esta noche no, esta noche es de ella, y no hay nada ni nadie que pueda opacarla, ni siquiera dos tontos que se quisieron y que fragmentaron hasta la pulverización aquella efímera relación.
Pero el polvo queda, las estrellas, aunque no se vean, están. Y es que hay noches que ni siquiera el brillo de la luna puede iluminar un poco mi creciente oscuridad.

Supongo que no podemos hacer sobrevivir a aquello que estaba destinado a morir. Después de todo, así como la luna tus sentimientos siempre fueron de papel, ¿no?


Snuff - Slipknot 


Ahora sé que soy culpable


Soy una mierda como persona.
Y lo peor, lo sé y aún así no cambio mi actitud contigo. Y te duele, sufres... lo sé. Créeme que lo sé. Ahora sé que soy culpable de esas miradas tristes y ese vacío en tus sonrisas.
Después de tanto tiempo ahora muestras que sientes algo por mí.
Y en parte es ese masoquismo tuyo, en parte, es mi puta crueldad que me tiene comportándome como si una perra más fuese...
¿Puede ocurrir que nuestro inconsciente anhele la venganza? ¿Y que actuemos con crueldad sin darnos cuenta de que en realidad eso queremos?
Porque si, la que sufrió antes de este modo por ti fui yo.
Lloré a mares. Por ti.
Hay días que ni recuerdo; el dolor era tan grande que bloqueé de mi memoria esos momentos. Por ti.
Herí a otras personas. Por ti.

Y hoy tengo tu corazón en mi mano.
Hoy, que ya no me interesa tenerlo.
Hoy, que sabiendo lo que sientes sigo de una manera morbosamente malvada contándote lo que siento por otra persona; aquella que me salvó de caer en desolación. Por ti.

Supongo que la crueldad a comenzado a ser parte de mi vida. Y es que tú fuiste capaz de destrozarme tantas veces que no puedes pedirle a un corazón tan fragmentado que lata por ti. No otra vez.
No quiero ser así de perra. Odio esto.
Pero no me pidas que detenga un tren con las manos. Es imposible.


Te amé una vez. Di todo por ti.
Me tiraste los sentimientos a la cara después de hacerlos mierda y pisarlos.
No me pidas que sienta lástima.
No por ti.
Ahora sé que soy culpable. Culpable de haberme enamorado de ti una vez y aún recordarlo.